El corazón del instrumento: Bucaramanga celebra la Semana Nacional del Tiple





var switchTo5x = true;https://ws.sharethis.com/button/buttons.jsstLight.options({“publisher”:”dr-aed78bb3-26b9-6017-7dcc-7813d1df51d”});

El corazón del instrumento: Bucaramanga celebra la Semana Nacional del Tiple

Por: Ruth GélvezRadio Nacional Bucaramanga

Este lunes 30 de octubre, inicia la XI Semana Nacional del Tiple en Bucaramanga. Niños, jóvenes y adultos se congregan en torno a un instrumento que les pone a vibrar el corazón a 12 cuerdas, mientras disfrutan los talleres, conciertos, conversatorios de luthería y la exposición del Museo Observatorio Interactivo de la Música.

Era 1987 y Bucaramanga cambiaba lentamente, su arquitectura, los parques, e incluso las tradiciones se intentaban transformar por pensamientos modernos, más al estilo de la capital. Ese año por primera vez se realizó la Semana Nacional del Tiple. Este proyecto es el sueño realizado de Orlando Serrano, fundador del evento.

“Hasta ese momento, el tiple no tenía realmente un protagonismo como instrumento melódico, ya que era acompañante en todas las agrupaciones de música colombiana”, explica Serrano, quien comenta que por aquellos años se pensaba que el tiple iba en decadencia.

Foto: Cortesía Fusader

Ese mismo año nació el Premio Pacho Benavides, con el fin de  elegir al mejor tiplista  del país en el Festival de Música Andina Colombiana ‘Mono Núñez’, pero también en esa época surgió el libro ‘Los Caminos del Tiple’ de David Puerta Zuluaga. Estos dos acontecimientos dieron una perspectiva diferente a los músicos no sólo de Bucaramanga, sino de la región en torno a la creencia que se tenía del tiple, ya que era considerada  ‘la cenicienta de la guitarra española’.

Esos tiempos no fueron nada fáciles para la supervivencia de este evento, y pese, a que en el 1987 en Bucaramanga se hablara del tiple como instrumento que resalta la música en Santander, varios años la ciudad dejó de escuchar esas doce cuerdas por falta de interés y apoyo. Así creció el silencio y la frustración para quienes fueron sus organizadores.

Sin embargo este instrumento es parte del corazón de sus músicos. Así como el acordeón fue para el maestro Alejo Durán, su compañero en la música cantando. “Este pedazo de acordeón hay donde tengo el alma mía, allí tengo mi corazón y parte de mi alegría”.

Foto: Cortesía Fusader

El tiple lo fue para José A. Morales componiendo un bambuco: “Mis haberes son un tiple y un corazón pa´ templarlo, y con ellos por el mundo voy siempre alegre cantando”. ‘Un Tiple y un Corazón’ es lo que necesita el cantor.

Escuche parte de este fragmento musical en el siguiente audio en interpretación del Dueto La Aldea:

Aunque son más de 15 años sin saber nada del evento, su fundador, los gestores culturales y músicos finalmente vieron la posibilidad de retomar la celebración del tiple, ese que tanto enamora y del que tanto han escrito, cantado, verseado y deseado.

Nestor Cáceres Aponte, músico, coordinador del programa ‘Siempre Viva el Tiple’ de la Escuela de Cuerdas ‘Casa Cultural Fusader’ y organizador de la Semana Nacional del Tiple, nos cuenta sobe las investigaciones que ha realizado en torno a las canciones dedicadas a este instrumento.

Foto: Cortesía Fusader

“Alcanzamos a registrar más de 12 canciones donde se utiliza la palabra tiple, yo creo que es el instrumento que más composiciones se le han hecho, así podemos darnos cuenta de que el tiple es muy arraigado en nuestra música tradicional”, dice Néstor.

El tiple no sólo es el corazón de los músicos, es patrimonio y alma, de él se han escrito versos de un instrumento que  veces no vibra por la tristeza que siente, así se narra en la canción  ‘Canta Tiple’ del autor Héctor Ochoa:

Y qué decir del misticismo al que nos sumergimos y al mismo tiempo vibramos  con este instrumento mientras escuchamos ‘El Destino del Tiple’ del maestro Gustavo Adolfo Renjifo:

Foto: Cortesía Fusader

El tiple es amigo y ama como lo narra la canción ‘Cuando un tiple se enamora’, no se avergüenza de sus raíces como se canta en ‘Tiplecito montañero’ o en ‘Tiplecito ganachicha’. Este instrumento también se queja y llora acompañado de un buen amigo y cuando hacen dúo a veces se canta ‘Un Tiple y una guitarra’. Se disfruta de la fiesta y lidera los pasos de los bailadores, especialmente si se escucha ‘El Tiple y su rumba’. Pero también sufre de los achaques el ‘Tiplecito viejo’ y se componen versos ‘Cuando mi tiple se muera’.

Canciones como estas, son algunas de las interpretaciones que nos recuerdan que La Semana Nacional del Tiple, enlaza los corazones de músicos y asistentes con estas 12 cuerdas que dan voz a este representativo instrumento.

Conozca más de la programación de este evento en la página web www.fusader.org.